¿ Crisis de los cuarenta ?

¿ Crisis ?¿ Por qué no lo llamamos “Punto de Inflexión” ?
Cumplir cuarenta, no implica necesariamente sufrir una crisis , pero es un recurso fácil para excusarse o recibir el chiste de turno.
Por supuesto, cada persona es un mundo (algunos son planetas enormes, otros se quedan en satélites … dejémoslo ahí ).
Y está claro que voy a hablar en primera persona y que todo el mundo no tiene por qué llegar a las mismas conclusiones que yo, ni tampoco vivir el cambio de década de la misma forma que lo estoy viviendo yo. Antes de seguir quiero dejar claro que mi intención no es dar lecciones a nadie. Sólo que por varios motivos he tenido esta pagina abandonada durante meses y me apetecía retomarla de este modo.
Cuando tienes veinte ves los cuarenta muy lejanos, probablemente ni siquiera pienses en ellos, pero hay una realidad para casi todos, y es, que si tienes suerte y sigues en este mundo, los cumplirás. Y además, vienen más rápido de lo que crees, parece exagerado, pero un día te despiertas y ahí están.
Quizá tengan que venir para que nos demos cuenta de muchas cosas que hasta entonces no nos habíamos planteado, para hacernos caer del guindo en el que la mayoría estamos de un modo u otro.
Sería ideal que hiciésemos un trabajo de introspección con nosotros mismos desde niños, pero lo normal es no reparar en esas cosas.
Y vives tu vida, vas eligiendo caminos,haciendo elecciones, acercándote a unas personas u otras, y todos esos factores además de otros muchos, van forjando tu destino. Soy de las personas que piensan que todo está escrito, pero la mayor parte de las palabras que forman tu vida, las has escrito tú mismo.
Fui una niña normal, ni guapa ni fea, una estudiante normal, ni brillante ni desastre, una hija normal, ni mala ni buena. En resumen,alguien que no llamaba la atención ni para bien ni para mal. Cuando eres así sueles tomar dos caminos, seguir siendo alguien “normal” el resto de tu vida(lo “normal”también es que si eres así, ni te lo plantees que lo eres), o luchar por destacar y salir del montón. Yo, opté por lo segundo, pero eso es otra historia. Primera decisión tomada.
A lo largo de mi vida he seguido tomando decisiones, como tú y como todo el mundo, dirás ,¿no?Vaya novedad. (Por cierto,me encantaría poner emoticonos, son tan,tan,tan…expresivos). El caso de es que me he equivocado en algunas pero también he acertado en otras, al menos eso creo.Hay aspectos sobre los que sigo pensando exactamente igual y otros sobre los que he ido cambiando mi punto de vista con el paso de los años.
La cuestión, es que ahora,hay muchas cosas que se me han aclarado, rebelado, cambiado, revolucionado, relajado, …Básicamente, han cambiado e incluso han desaparecido.
El caso, es que llega un día en el que asumes que tienes el genio de tu padre, pero suavizado por la condescendencia de tu madre. Y digo asumes, porque nuestros padres no son perfectos,no,no los son, y heredas sus genes, y con ellos vienen cosas agradables y otras que no lo son tanto, pero la vida es así, y cuando tú tienes hijos, tienes la oportunidad impagable de enmendar las cosas que no te gustan de tí para no dejárselas a ellos. Porque los hijos vienen a enseñarnos, y si todos lo tuviéramos en cuenta, muchas cosas cambiarían.
Y aprendes más cosas, algunas que llevas años rumiando, acerca de la amistad o el amor. Pero es verdad que un día te levantas y te miras al espejo, y lo ves claro.
He llegado a un momento de mi vida, en el que estoy desaprendiendo muchas cosas, desconociendo a muchas personas, y consiguiendo aceptarme como soy, por fuera y por dentro.
La vida te va enseñando, a veces a base de tortas, demasiadas diría yo, otras de una forma más sutil . Pero no has aprendido nada si caes una y otra vez en los mismos errores.
Estas son mis conclusiones.
No hagas caso a la gente que no te quiere, les das igual.
No dediques tiempo a quién no te lo dedica, todos podemos sacar diez segundos para un mensaje o cinco minutos para una llamada.
No cuentes todos tus secretos. Así podrás ser una anciana que de repente revoluciona a los demás contando alguna barbaridad, jajaja.
No te fíes de quien te habla mal de los demás, también habla de tí. No seas ingenuo.
No te lamentes, no sirve de nada, si no te gusta algo, intenta cambiarlo.
No dejes que te juzguen, nadie sabe qué circunstancias te llevan a hacer algo.
Nunca cuentes los secretos de alguien que te los contó porque confiaba en tí, es mezquino. Aunque ya no seáis amigos. Hay que asumir, que las relaciones de amistad son como las relaciones de pareja, a veces el amor se acaba. No por eso tienes que hablar mal de quien en su día fue tu compañera de fiestas o tu paño de lágrimas.
No dejes nunca de ser un niño, pero no para tener comportamientos inmaduros que hagan daño a los demás, sino para hacer tonterías, reírte de ti mismo y no perder la ilusión ni la confianza en las personas, aunque a veces no quede otro remedio.
Sé fuerte, siempre, todos somos capaces de salir adelante, de conseguir nuestras metas, y si no llega, que no sea porque no lo intentaste.
No te sientas mal si alguna vez pensaste cómo habría sido tu vida de no ser madre, no eres mala persona. Eres humana. Y seguro que no cambiarías a tus hijos por nada del mundo. Lo siento, pero quien no es madre hay cosas que nunca entenderá
Si alguien, sin motivos, te trató mal, te traicionó, te vendió, no te ayudó incluso pudiendo, cuando lo necesitabas, en definitiva, te hirió, perdónalo, pero sé despiadado sacándolo de tu mundo, no necesitas a esa persona en tu vida.
Desconfía de quienes tienen una mirada sucia, rara vez te equivocarás.
Ama sin miedo, a tu manera, que quién esté a tu lado sepa quién eres y aun así, esté.
Borra tus complejos, son tuyos, si no los tienes, no existen. Punto.
Sé siempre tú mismo, sé valiente, no tengas miedo, reinvéntate, prueba cosas nuevas, no dejes de aprender porque estarás muerto.
Aún me quedan muchas cosas por averiguar de mi misma y de lo que espero de la vida, pero a día de hoy puedo decir que es una lucha y un regalo constante.
Que aunque el 2017 ha sido un año duro para mí y para mucha gente a la que quiero, me ha hecho aprender cosas muy importantes y que han sido vitales para contribuir al momento que vivo ahora.

Si has leído hasta aquí, GRACIAS DE CORAZÓN.
En estos momentos